Siete adultos y tres niños de una misma familia mueren en un incendio en Pensilvania

El fuego arrasó rápidamente una casa en Nescopeck, Pensilvania, la madrugada del viernes, matando a siete adultos y tres niños y horrorizando a un bombero voluntario que llegó para combatir las llamas y descubrió que las víctimas eran su propia familia, dijeron las autoridades. Se ha abierto una investigación penal para esclarecer lo sucedido.

Los tres niños que murieron tenían cinco, seis y siete años, dijo la Policía Estatal de Pensilvania en un comunicado de prensa, mientras que los siete adultos iban desde adolescentes hasta un hombre de 79 años. El bombero de la Compañía de Bomberos Voluntarios de Nescopeck, Harold Baker, dijo por teléfono que las 10 víctimas incluían a su hijo, hija, suegro, cuñado, cuñada, tres nietos y otros dos parientes. Dijo que también había 13 perros en la casa de dos pisos, pero no dijo si sabía de alguno que sobreviviera.

Abierta una investigación penal para esclarecer las causas del incendio

El incendio de Nescopeck se informó poco después de las 2:30 a. m. Una víctima fue encontrada muerta dentro de la casa unifamiliar poco después de que llegaran los servicios de emergencia. Otras dos víctimas fueron descubiertas más tarde en la mañana. Algunas personas pudieron huir de manera segura de la casa en llamas, dijeron las autoridades.

Baker dijo que la dirección dada inicialmente para la llamada era una casa vecina, pero se dio cuenta de que era de familiares cuando se detuvo el camión de bomberos. “Cuando doblamos la esquina aquí en Dewey Street, inmediatamente supe qué casa era con solo mirar calle abajo”, dijo Baker al periódico Wilkes-Barre Citizens’ Voice.

Un grupo de bomberos apostados junto a la casa incendiada.

Jimmy mayo/AP

“Estaba en el primer camión, y cuando paramos, todo el lugar estaba completamente en llamas. Tratamos de acercarnos a ellos”. Una de las víctimas, Dale Baker, de 19 años, era un bombero que se unió a la compañía cuando tenía 16 años, dijo Heidi Knorr, secretaria de la compañía de bomberos.

Los padres de Dale Baker son miembros del servicio de bomberos y la familia «siempre estaba dispuesta a ayudar a echar una mano a cualquiera que lo necesitara», dijo Knorr. Su madre no estaba entre los muertos enumerados por Harold Baker.

Nescopeck es un pequeño pueblo en el río Susquehanna a unas 20 millas al suroeste de Wilkes-Barre. La casa estaba en una calle residencial de viviendas unifamiliares en su mayoría ocupadas por sus propietarios.

La casa estaba en una zona residencial de viviendas unifamiliares

Mike Swank, que vive dos casas al otro lado de la calle, dijo que estaba despierto en ese momento y miró hacia afuera después de escuchar un fuerte golpe. Vio que el porche «realmente se estaba yendo» y salió, usando la manguera de otro vecino para evitar que las llamas se extendieran a un garaje.

«Fue tan rápido y tan lleno de humo que sabía que nadie iba a salir de allí», dijo Swank, quien observó cómo se usaban perros rastreadores para buscar en la escena hasta que se localizaron los cuerpos.