Sin salida para el conflicto entre Walmart y la familia Moyano /Titulares de Negocios

Las negociaciones entre la cadena de supermercados y los líderes del sindicato de camioneros fracasaron. La pelea podría escalar

La disputa entre Walmart y el sindicato de camioneros pretende continuar y, seguramente, profundizar a partir de la semana que viene, luego del fracaso de las negociaciones entre los líderes de la cadena de supermercados y representantes sindicales en su intento de llegar a un acuerdo.

Durante esta jornada del 29 de abril, hubo una reunión virtual en la que asistieron la gerencia de Walmart y Pablo Moyano para tratar de descomprimir la complicada situación que se generó luego de la inusual demanda sindical para que la cadena de supermercados se despida., Compensa y vuelve a contratar. algunos. 500 empleados del centro de distribución ubicado en el Cuartel V de la ciudad de Moreno en Buenos Aires.

Esta no es una demanda nueva ya que el sindicato que dirige Pablo Moyano con su padre Hugo, lo pide desde 1998 para el personal de las nuevas concesiones de servicios o empresas que cambian de dueño, lo que no quiere decir que tenga una legitimidad razonable, como visto en el sector privado.

Al respecto, las fuentes de Walmart consultadas por iProfesional Reconocieron que el período de conciliación obligatorio establecido por el Ministerio de Trabajo ya había expirado sin que se hubiera llegado a un acuerdo que anticipara un final adecuado para los involucrados.

Es decir, el canal que adquirió el exdiputado nacional Francisco De Narváez a fin de año ha mantenido su postura contraria al reclamo de los Camioneros, considerándolo ilegal e impracticable. Mientras tanto, Moyano y la segunda línea del sindicato que también asistieron a la reunión virtual respaldaron la demanda como lo han hecho durante al menos un mes.

Conflicto: los escenarios que se desarrollan

En base a estas posiciones, se asume que pueden ocurrir dos escenarios, pero siempre a partir de los primeros días hábiles de mayo.

La primera sería que Moyano y su sindicato cumplieran con la amenaza de una huelga plena indefinida para profundizar las demandas y obligar a Walmart a llegar a un acuerdo a través del método tradicional de extorsión que muchos sindicatos suelen utilizar para defender sus intereses económicos más que los de sus propias filiales.

El segundo escenario mostraría la continuidad del actual mecanismo de protesta que los trabajadores de Walmart han puesto en marcha, con la eliminación de labores colaborativas y regulatorias tanto en el centro logístico como en todos los ramos de la cadena.

Esta segunda opción sería la opción más inteligente de Moyano a aplicar para evitar cerrar las puertas de una nueva negociación, sabiendo que una vez quitada la colaboración, el daño a las operaciones de la cadena De Narváez es significativo.

Un dato que refleja este escenario es que el centro de distribución está operando al 50% de su capacidad. En otras palabras, solo entrega la mitad de lo que debería a las ramas de la cadena.

Además, a través de una solicitud publicada el 25 de marzo con el titular «En la ley todo, fuera de la ley nada», Walmart admitió que las medidas de fuerza «resultaron en una caída del 75% en la distribución de alimentos básicos. Y una escasez de esenciales para más de 1,000,000 de familias en todo el país »

Esta caída ya está causando problemas de suministro en un momento en que las restricciones sanitarias aplicadas para combatir la pandemia Covid-19 están obligando a los consumidores a obtener los productos en plazos y horas más cortos debido a las limitaciones del tráfico.

Juego de poder

Hace unos días, el propio Pablo Moyano visitó el centro de distribución de Walmart para asegurar al personal que mantendrá los reclamos ya que se consideran «legítimos» y siempre que si no hay un visto bueno, «todo se detendrá».

El hijo de Hugo Moyano agregó que no habrá más trabajo regulatorio, mientras critica a De Narváez y argumenta que el exdiputado nacional «se ha ido del país».

También calificó el conflicto como «una lucha de poder» por lo que advirtió que «si ganan los empresarios, perderemos en todas las demás luchas porque De Narváez cuenta con el apoyo de los grandes empresarios del país, como lo hicimos nosotros cuando sufrimos con el reforma laboral. «.

En cualquier caso, a pesar de estas amenazas de Moyano, las dos partes están en negociaciones privadas para explorar alternativas que permitan que «el agua no llegue al río».

Se busca una fórmula intermedia que sea aprobada por los Camioneros y que evite la ya bautizada ley Moyano que ha sido utilizada en la práctica por la unión de la familia del jefe también de la CGT durante más de dos décadas, a partir de la terminación de la concesión de la empresa de recogida de …

Te interesó este Titular? Seguí leyendo la Nota Completa

Fuente: www.iprofesional.com
Esta nota fué publicada originalmente el día: 2021-04-29 21:40:00

Deja un comentario