sube la soja pero el campo siembra maíz /Titulares de Negocios

Un informe de la Bolsa de Valores de Rosario confirma que se perderán 100.000 hectáreas de soja para la próxima temporada. Retenciones, un factor clave

Parece una paradoja, pero el año en el que la soja batió récords de precios y superaron los US $ 600, los productores argentinos que se preparan para la campaña 21/22 están reduciendo las áreas sembradas con el famoso producto de exportación argentino y recurren a otras alternativas como él maíz y trigo.

De hecho, esta campaña debería batir un récord: el de menos área sembrada con soja en los últimos 10 años. Entonces, por cada hectárea de maíz o trigo sembrado, solo quedan 1,4 hectáreas de soja, según un informe de la Bolsa de Valores de Rosario.

El dato, visto desde Buenos Aires, es sorprendente, sobre todo si se tiene en cuenta que la última vez que se produjo un boom de precios de la soja, hace siete años, este ratio de superficie de soja triplicó al de la marca actual.

Y, sobre todo, sorprende porque cuando el precio de la soja comenzó a subir con fuerza, se escucharon voces de advertencia de que el país enfrentaba el riesgo de la «hiper-soja», que se había elevado, el fenómeno característico de la gestión de Cristina. Kirchner.

¿Cómo explica el inesperado cambio de estrategia de los productores? Existe una combinación de factores técnicos, que van desde los precios internacionales hasta el clima, pero principalmente incluyen el contexto político del país.

Según Marianela De Emilio, consultora de la firma Agronegocios, las muestras explican buena parte del fenómeno: Hoy la soja tiene una retención del 33% mientras que el trigo y el maíz tienen el 12%, y esto termina por distorsionar el precio real que queda en el bolsillo del productor.

«Hoy tenemos precios altos para todos los granos, no solo la soja. Y cuando se implementen los recortes, la soja está mucho más dañada«, argumenta el experto.

«Lo que están viendo es que no hay exceso de producción en el mundo, ni soja ni maíz. Informes de Estados Unidos indican que aun asumiendo que tengan éxito, serán, como mucho, capaces de seguir el ritmo del crecimiento del consumo». Pero no habrá grandes existencias. Todo esto conduce a precios sostenidos ”, añade De Emilio.

Pero, aunque los precios altos son la tendencia general, sostiene que en el mercado internacional hay más factores que inciden para sostener el precio del maíz.

Y las cifras parecen darle la razón: la siembra ya se está mostrando un aumento del 8% durante un añoYo, aunque en el campo creen que eventualmente será más grande.

Las estimaciones técnicas indican un aumento anual de 137.000 hectáreas de maíz y 50.000 hectáreas de trigo en la próxima temporada. Sin embargo, la soja debería perder 100.000 hectáreas (equivalente al 2% del nivel actual).

gracias a la soja

Es probable que con la cabeza en la caja de impuestos y en las reservas del banco central, más de un funcionario o economista se pregunta si esta es una información para celebrar. Al final, fue gracias a la «supersoja» que el BCRA pudo incrementar su nivel de reservas – alcanzó un nivel neto de US $ 6.475 millones a fines de mayo, mientras que en febrero había alcanzado un mínimo de .2 Dólares estadounidenses. 700 millones.

La liquidación de divisas alcanzó niveles récord, al punto que no fue hasta mayo que alcanzaron los $ 3.546 millones. Un informe de la consultora Eco Go pronostica que si bien se considera la posibilidad de un crecimiento de las exportaciones agrícolas del 48%, aún queda una liquidación pendiente de US $ 17.000 millones.

La soja jugó un papel fundamental en la mejora del fondo fiscal y en las reservas del banco central

Pero no solo el frente cambiario se estabilizó gracias a la soja récord, también hubo una fuerte impacto en las oficinas de impuestos. En lo que va del año, las retenciones agrícolas han dejado $ 385.906 millones, lo que representa un impactante aumento del 203,9% con respecto al mismo período del año pasado.

Y, para tener una dimensión más clara del fenómeno, basta saber que si se purifica el «efecto soja», entonces la realidad de la actividad económica argentina comienza a desmoronarse: sin contar las retenciones en origen, el aumento de los impuestos pagados con respecto a la recesión de 2020 se ha incrementado en menos del 9%. Y si la comparación se hace con la también recesiva -aunque precandémica- de mayo de 2019, vemos una caída del 11%.

Esto explica por qué el gobierno se encuentra en medio de un debate sobre cómo aprovechar el fuerte superávit comercial esperado para el año. Por ahora, los primeros cuatro meses dejan un saldo positivo de US $ 4.000 millones, y comienzan a llover propuestas, de los líderes del kirchnerismo, para tomar medidas que permitan «Obtenga ingresos extraordinarios».

Desde este punto de vista, la noticia de que en medio del boom internacional de la soja, el campo argentino …

Te interesó este Titular? Seguí leyendo la Nota Completa

Fuente: www.iprofesional.com
Esta nota fué publicada originalmente el día: 2021-06-10 09:23:00