Tesla y Volkswagen encabezan la lucha por el coche eléctrico asequible

China está en condiciones de dejar atrás las subvenciones y ayudas para fomentar la compra de coches eléctricos. Una estrategia que no se puede aplicar en Norteamérica y Europa. Tesla y Volkswagen están a la vanguardia de la lucha por el tan esperado automóvil eléctrico asequible.

Hace aproximadamente un mes se publicó un informe completo sobre la evolución de los precios de los coches eléctricos. Un informe que permitió descubrir en qué parte del mundo han bajado más los precios de los vehículos eléctricos y, por el contrario, también saber dónde se han encarecido este tipo de coches. Ahora, Dinámica JATO ha publicado información complementaria que lo lleva un paso más allá para descubrir el estado de la batalla por el automóvil eléctrico asequible.

China está experimentando una reorientación de su industria con un énfasis especial en el vehículo eléctrico junto con los OEM mejor preparados para el cambio de la dependencia de la industria en los incentivos. El informe mencionado anteriormente encontró que los incentivos dirigidos por el gobierno han sido un factor determinante en la adopción de vehículos eléctricos durante la última década. Este ha sido un apoyo vital para que la industria automotriz compensar la diferencia de precios entre los coches tradicionales y los coches eléctricos.

La evolución de los precios de los coches eléctricos en China, Estados Unidos y Europa

La apuesta de China por el coche eléctrico contra Europa

La creciente agenda ambiental también ha sido una consideración clave, lo que ha llevado a muchos países hacia esquemas de incentivos, como el ‘Umweltbonus’ de Alemania o el ‘Road to Zero’ del Reino Unido. Sin embargo, en China, el problema del país con la contaminación atmosférica ha sido el principal motivo por el que su gobierno central decidió apostar sin complejos por la movilidad eléctrica.

En enero de 2013, China experimentó una grave contaminación del aire, con 26 días del mes cubiertos de niebla tóxica. Este episodio marcó un importante punto de inflexión para que las autoridades chinas se embarcaran en una «guerra contra la contaminación del aire», con los vehículos eléctricos propuestos como un enfoque clave para combatir la complicada situación.

Wan Gang, quien fue el Ministro de Ciencia y Tecnología de China, fue el gran artífice del plan que se lanzó para alentar a la sustitución en las grandes ciudades de coches con motor de combustión interna por modelos 100% eléctricos. Paralelamente, este impulso por el coche eléctrico permitiría a China situar su industria de la automoción al nivel del resto de grandes fabricantes de vehículos.

Tesla Model Y
El Tesla Model Y acaba de llegar a España. Es la eléctrica más vendida en Norteamérica.

La evolución del coche eléctrico en China permite decir adiós a las subvenciones

Debido al gran impacto que ha tenido el programa de incentivos a la compra de coches eléctricos en China, ha permitido una rápida evolución y, a día de hoy, muchos fabricantes indican que están en condiciones de abandonar las subvenciones y ayudas directas. La tecnología ha avanzado tanto en el territorio chino que el automóvil eléctrico está en condiciones de rivalizar con el vehículo de combustión.

Además, los planes del gobierno chino eran acabar con los subsidios. Sin embargo, la llegada al escenario de la pandemia de coronavirus trastornó todo y se decidió posponer esta medida. En cualquier caso, a corto plazo los subsidios a la electricidad serán historia. Sin embargo, en el resto del mundo, todo indica que los fabricantes seguirán utilizando subsidios e incentivos gubernamentales para atraer consumidores a los vehículos eléctricos.

Tesla y Volkswagen en busca del automóvil eléctrico asequible

Los gigantes de la industria automotriz mundial han iniciado su transición a la movilidad eléctrica. Sin embargo, solo un puñado de marcas está desempeñando un papel realmente destacado. Tesla y Volkswagen están tomando medidas para reducir los costos de producción y mejorar la rentabilidad.

Video de prueba del nuevo Volkswagen ID.3

Tesla tiene como objetivo solo dos plantas de producción de vehículos para construir 900,000 unidades para fin de año. Esto representará el 86% de la capacidad de producción anual de Tesla. La reconocida marca estadounidense está experimentando incrementos en su rentabilidad y durante el primer trimestre de 2021 su beneficio bruto aumentó un 94%. Estos indicadores muestran que Tesla pronto estará en condiciones de lanzar vehículos eléctricos más asequibles.

Volkswagen también está acelerando su ofensiva con el lanzamiento de la familia ID. de coches eléctricos. Los planes de la empresa alemana pasan por unificar sus plataformas en una arquitectura escalable. Esto permitirá lanzar todo tipo de vehículos eléctricos bajo una única plataforma, lo que reducirá los costos y en consecuencia se ajustarán los precios.

Fuente: motorpuntoes