Un cuarto de millón de salvadoreños rodeados por el ejército en la lucha contra las bandas

La guerra contra las bandas del crimen organizado encabezadas por el presidente Nayib Bukele ha ido un paso más allá, involucrando el control casa por casa en Soyapango de lo que el gobierno salvadoreño llama «extraer» a los pandilleros.

Unos diez mil efectivos de las Fuerzas Armadas y de la Policía Nacional se encuentran desplegados desde la madrugada de este sábado en la ciudad de Soyapango, la segunda ciudad más poblada del área de influencia de San Salvador.

Sus más de doscientos cincuenta mil habitantes no pueden entrar ni salir del municipio sin el registro personal y vehicular y verificación de identidad.

Un cerco militar que según el Ministro de Justicia y Seguridad Pública de El Salvador gustavo villatoro, «no afectará a la población honesta»:“Hemos estado planeando muy cuidadosamente este cerco militar aquí en Soyapango para afectar lo menos posible a la población honesta. Son 40 puntos estratégicos en los que estamos trabajando para detener a los pandilleros que están en las comunidades, según información de inteligencia”.

Soyapango está catalogado como uno de los más peligrosos de El Salvador debido al fuerte establecimiento de diferentes bandas que han extorsionado y asesinado con impunidad.

El país centroamericano se encuentra bajo un régimen de estado de excepción que ha sido cuestionado por organismos de derechos humanos desde hace ocho meses. Una medida tomada por Bukele tras una ola de asesinatos que cobró la vida de 87 personas en tres días en marzo pasado. entre el 25 y el 27 de marzo

Fuente de este Titular