Virutas F1 – Vida tras la muerte

Con sombrero y bigote, el soldado retirado con el ABC bajo el brazo frenó su marcha al pasar por el portal y pudo observar la escena. La anciana que regresaba de pasear al perrito la miró en silencio con la cabeza vuelta mientras abría y cerraba sin sentido su buzón. La pareja de la habitación entró sonriendo desde la calle y de repente se quedó en silencio buscando una explicación a todo eso.

La clave del misterio la proporcionó el chico de los recados de un bufete de abogados en el entrepiso. Lo habían enviado a comprar tóner para una impresora sedienta y cuando regresó se detuvo en cuanto pasó por el frontispicio del edificio. Incrédulo, levantó un RayBan negro que se colocó en la cabeza, sonrió de oreja a oreja y dijo: «EL ANFITRIÓN. EL COCHE DE FERNANDO ALONSO EN MI PORTAL !! ». El chico no estaba mintiendo, pero tampoco estaba diciendo exactamente la verdad. De lo que no quedó ninguna duda es que la fotografía que se pudo tomar en ese portal del Paseo de la Castellana madrileño bien podría haber sido tomada en el pitlane de cualquier circuito de un Mundial.

Cuatro mecánicos vestidos con monos de colores y guantes de vinilo negros habían esparcido por el suelo una Fórmula 1 pintada con el inconfundible azul claro y amarillo del auto Campeón del Mundo 2005. Es como si los de la nave de Star Trek hubieran teletransportado al ex militar, a la dama del cachorro, a la pareja y al mensajero a un palco en Monza. Cuatro enormes neumáticos estaban apilados en una esquina, el alerón delantero estaba parado esperando su turno contra una pared, el enorme alerón trasero estaba empujado hacia un lado y los técnicos de Renault estaban quitando los brazos de las suspensiones del chasis en la entrada del edificio. La respuesta a la única pregunta posible estaba varios pisos más arriba, pero los espectadores solo se preguntaban una cosa: qué diablos estaba haciendo todo esto allí, un Fórmula 1 desmembrados, como en medio de una autopsia, en la puerta de sus casas.

Los pilotos que cierran este tipo de acuerdos suelen ser campeones consagrados que ponen esta condición antes de firmar.

Los edificios vecinos tienen escaleras y ascensores, pero rara vez están equipados con montacargas capaces de levantar no solo artículos pesados ​​sino voluminosos, o al menos tan grandes como un automóvil de carreras. De ahí que ese equipo de mecánicos se viera obligado a desechar esa Fórmula 1 en el portal … que acabaría expuesto en la oficina de Alexander Agag, justo al lado de un GP2 de su equipo en esa categoría, Barwa Addax. El dueño de la Fórmula E y ahora también Extreme E, decidió hace años instalar su centro de operaciones en un espectacular piso de oficinas frente al Estadio Santiago Bernabéu. En lugar de cuadros o esculturas, pensó que poner el coche del que provenía su conexión con la velocidad, y el que representaba su aspiración deportiva-emprendedora, sería una buena idea. Cualquiera que pusiera un pie en la suntuosa habitación estaba asombrado; esperaban un despacho anodino e impersonal y se encontraron con la calle de boxes de una pista de carreras.

Teniendo en cuenta la experiencia no es difícil discernir que poner una Fórmula 1 en tu vida no es tan difícil, lo realmente difícil es encontrar el dinero con el que comprar una auténtica, aunque hay opciones, y aquí las tienes. :

  • Escribe un: coches que no se utilizarán pero que han sido campeones del mundo
  • Tipo B: coches operativos y utilizables después de una vida deportiva
  • Tipo C: coches minusválidos o showcars
  • Tipo D: réplicas y maquetas

En el extremo superior de la zona VIP residen aquellos que han tenido una vida gloriosa y que albergan historia y laureles en su interior, es decir, los coches que han sido campeones del mundo. Una vez que dejan de correr en la temporada regular, generalmente son propiedad de los equipos. De vez en cuando y de acuerdo con lo pactado en los contratos con los pilotos, es frecuente que se queden con una unidad con la que alguna vez llegaron a meta ganando una carrera; el equipo se queda con todos los demás o con algunos de ellos. Los conductores que cierran este tipo de acuerdos suelen ser pilotos exigentes, campeones consagrados que pusieron esta condición antes de fichar en la línea de puntos. Si los corredores no son de este corte, no más de media docena en la parrilla actual, es común que negocien con los equipos para adquirir uno y quedárselos con miras a futuros museos personales o como recuerdo de su paso. a través de la categoría. Cuanto mejores sean los resultados y mayor sea la caché de entrenamiento, mayor será el precio.

Un Red Bull con los colores de Honda exhibido en un centro comercial de los Emiratos Árabes Unidos.

Por regla general se despoja del motor, de los elementos electrónicos y de cualquier dispositivo tecnológico protegido por los derechos de su titular. Si el fabricante también es motociclista, Ferrari por ejemplo, puede mantener el motor instalado, aunque no siempre es así. Los motores Honda o Mercedes actuales deben devolverse a sus fabricantes. por Red Bull o McLaren, por poner un par de casos, aunque es posible que den uno por exponerse. La casuística es diversa y depende mucho de la animosidad entre las partes al final de cada temporada. Hay otros con no menos gloria guardados en la guantera, aunque con similares características que pueden acabar en manos de coleccionistas, exposiciones fijas o itinerantes, o incluso en centros de estudio. El valor de cada uno de ellos es negociable y se puede encontrar en tiendas de subasta y venta desde cincuenta mil hasta varios millones de euros. Su precio depende de su estatus, pedigrí de marca, historial acumulado, quién fue su piloto y diversas variables que quedan un poco a criterio del vendedor y de quien paga.

En un segundo nivel están aquellos autos que pueden rodar, correr y moverse por sí mismos porque están ‘completos’. Los equipos más ricos suelen construir media docena de chasis por temporada en estos días. A veces son menos o algunos quedan inutilizables después de accidentes, pero es fácil pensar que pueden ahorrar para venderse en qué condiciones o roadshows al menos un par de ellos por temporada. McLaren siempre guarda algunos en su mítica Unidad 2 ubicada en el sur de Londres, o los exhibe en sus concesionarios en todo el planeta. Ferrari los vende en perfecto estado a cambio de cifras que oscilan entre 1,5 y 3 millones de euros a clientes muy exclusivos, pero en condiciones muy especiales. Si has ganado dinero vendiendo bitcoins o pisos en la costa y te sobra ese dinero, es posible que el Scuderia hacerte dueño de uno de sus coches. Se quitan las pegatinas de chicos como Schumacher, Alonso o Raikkonen, le ponen la de tu nombre, ya cambio de onerosas cuotas anuales te lo guardan y te lo preparan para rodar con él en citas puntuales y muy concretas. En realidad, al ser tuyo, no te lo llevas a casa, pero permanece dentro de una estructura deportiva en la que participas, Ferrari Corse Clienti. En ocasiones, sobre todo con coches más antiguos, se ha dado el caso de que han tenido que adaptar menos motores a la configuración original porque no hay repuestos ni repuestos. Con coches de este tipo, aquellos que sigan siendo funcionales y mantengan las características de su diseño original competirán en los campeonatos del mundo de F1 clásicos.

Un paso más abajo están los carros que alguna vez compitieron, entrenaron, sirvieron como mulas o se usaron en el desarrollo de otros posteriores. También son objeto de coleccionistas y esta tipología pertenece a la del inicio de nuestra historia hoy. Libre de motor y elementos técnicos sensibles, o soluciones con patentes registradas pertenecientes al equipo o un proveedor, a menudo sirven como reclamos publicitarios, se exhiben en concesionarios o son objeto de deseo de coleccionistas y aficionados al deporte.

En el patio trasero de la fábrica de Renault en Enstone, bajando a la izquierda, hay un almacén de 150 metros cuadrados que parece la morgue más colorida del planeta. No, no hay cadáveres, pero sí habitan los cuerpos inanimados de no menos de media docena de autos que han fallecido. Una vez que se emite su certificado de defunción, se desmontan y desmontan para utilizar sus piezas en esta segunda vida. Es fácil ver apilados cuatro o cinco alerones delanteros de monoplazas de la misma temporada ya desaparecidos, inútiles para la normativa de la actualidad. Ahora caben en autos que terminarán en un concesionario, un parque de atracciones o la entrada a un supermercado.

A veces se crean autos Frankenstein, con partes de diferentes generaciones, pero debido a que el diseño estructural es el mismo, puede terminar viendo el alerón trasero de un R27 en la parte trasera de un R30, o los silenciosos escapes de un R23 saliendo por la panza. de un R29. Si a esto le agregas que están pintados con el conveniente colores que se utilizarán en una sesión publicitaria, se quitan los colores de la temporada actual, o se quitan ciertas pegatinas de patrocinadores cuyo acuerdo no traspasa la barrera del tiempo, la confusión se hace aún más evidente.

Uno de los Ferrari de Michael Schumacher, ubicado a la entrada del club de una marca.

En octubre de 2016 un tipo llamado Adhemar Cabral reclutó a diez amigos para subir un Lotus 97T a su departamento ubicado en el piso 22 de un edificio en la ciudad de Sao Paulo. Le tomó cerca de tres horas levantar el auto que conducía Ayrton Senna en 1985. Ayudado por cables, ese auto trepó la pared exterior de la torre, y según este Cabral, la tarea fue más fácil de lo esperado. La Ley de la Gravedad les ayudó en un 70% porque el auto que subió esos 22 pisos pesaba menos que el original en esa proporción … porque era una réplica; Pesaba unos 200 kilos por los más de 600 del real.

Su propietario se dedica a la creación de elementos artísticos relacionados con la aeronáutica y las carreras, y por falta de fondos suficientes para coger un coche de pata negra se hizo una copia. Para el lego, este es un automóvil de carreras, pero el aprendiz detecta fácilmente que no hay juntas entre las partes, que la cubierta del motor se une sin problemas al alerón trasero o percibe la simplicidad del alerón delantero. El volante suele ser sencillo, sin botones ni reguladores, y las partes metálicas suelen estar impecables, lo que delata su escasa o nula utilidad. En realidad, esto no es un automóvil, sino un modelo a escala 1/1. Los equipos a veces los usan para pruebas aerodinámicas preliminares, pruebas de pintura y diseño, o incluso como obsequios o asignaciones a patrocinadores. Es otra forma, la más asequible, de poner una Fórmula 1 en tu vida y hay varias empresas que se dedican a ello.

Epílogo

La historia del auto desguazado en el sitio web de Alejandro Agag no terminó en su oficina, pues pasó a otra etapa de su segunda vida cuando el empresario se fue a vivir a Londres y dirigir la Fórmula E. A partir de ahí, vive el sueño de los justos. en el sótano de una nave industrial ubicada en el Avenida Deportiva Alzira, una dirección que seguro te suena … Un buen día el hombre de ABC, la señora del perro, la pareja sonriente y el mensajero del abogado tuvieron que despedirse de su ilustre y pintoresco vecino. A medida que subía, tenía que volver a bajar, desmontado y empaquetado en cajas de madera.

Después de una rápida negociación entre Agag y Adrián Campos Ese Renault R-loquefuera azul y amarillo viajó hasta la localidad valenciana para descansar en esa especie de museo que el ex piloto montó en las instalaciones de su equipo. Rodeado de un HRT (un modelo, nuestro Type D), un F3000, el Alfa Romeo que lo convirtió en el Campeón de Turismos en 1995 y algún otro coche descansa este ajetreado viajero, que está haciendo más kilómetros que cuando lo conducía en los circuitos. . En esta ocasión, cuando lo sacaron de la caja de madera en la que llegó, nadie se sorprendió. Más bien, estaban extasiados, lo que revela que el valor no reside en lo que hay entre las cuatro ruedas sino en los ojos de quienes miran.

Fuente: motorpuntoes