La Auditoría General de la Nación analizará gastos de emergencia por la pandemia por más de $ 767.000 millones /Titulares de Política

Junto a los cinco contratos que firmó Argentina para la adquisición de 50 millones de vacunas, la Auditoría General de la Nación (AGN) es analizar los fondos que el Estado aplicó a diferentes programas de ayuda en medio de la pandemia de Covid-19, como IFE -que demandó 265.171 millones de pesos- y la ATP, la ayuda económica a una empresa que en sus siete etapas significó un desembolso de 370,240 millones.

Además, bajo la lupa están los gastos relacionados con la pandemia que hizo el Ministerio de Desarrollo Social -como la Tarjeta Alimentar, que representó una inversión en todo 2020 de 113.000 millones de pesos- y los gastos de la cartera de Salud. La cantidad total de gasto que está bajo el escrutinio de los auditores. supera los 767.000 millones de pesos.

Los fondos que el Estado nacional asignó a través de diversos programas para paliar las consecuencias sociales y económicas que generó la pandemia Covid-19 son parte de una auditoría realizada por la AGN. El objetivo es determinar el nivel de transparencia, eficiencia y responsabilidad con el que el Gobierno utilizó dinero del erario público. Esto incluye observar si se cometieron o no irregularidades, si los fondos se aplicaron con discreción y respetando los criterios establecidos.

El organismo de auditoría analizará gastos multimillonarios. Solo si los gastos exigidos por el Ingresos familiares de emergencia (IFE) y el Programa de Asistencia de Emergencia para el Trabajo y la Producción (ATP), estamos hablando de 635,411 millones de pesos.

Pero por otro lado, hay que considerar los diferentes programas vinculados a la pandemia impulsados ​​por el Ministerio de Desarrollo Social que lidera Daniel Arroyo, y que también están siendo auditados.

Otros Titulares recientes:  Felipe Solá reiteró el reclamo en la ONU por los derechos soberanos sobre las Islas Malvinas /Titulares de Política

El IFE estaba destinado a trabajadores informales y monotributistas, personal de domicilios particulares, desempleados, y también beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo (AUH) así como las mujeres que reciben la Asignación universal por embarazo (AUE). La condición estipulada era que el IFE solo podía solicitarlo un miembro por familia. Quienes recibían otro tipo de ayuda estatal por desempleo no podían necesitarla.

Según los números oficiales de la Administración Nacional del Seguro Social (ANSES), Se otorgó a 8.839.044 personas, el 20% de los argentinos. Al principio iba a ser un pago único de 0.000 pesos, pero acabó entregándose tres veces.

El organismo de Seguridad Social que encabeza Fernanda Raverta informó que todo requirió un desembolso de 265.171 millones de pesos, casi un punto del PIB.

La AGN analiza si la distribución de ese dinero respetó los criterios estipulados por el Poder Ejecutivo.

Por ejemplo, el Fundación Alem de líderes radicales, hizo un análisis que cuestionaba cómo el gobierno entregaba el IFE. “Según la ANSeS, el IFE representa el 31,6% de la población de 18 a 65 años a nivel nacional. En Santiago del Estero, por ejemplo, los receptores representan casi el 50% de la población objetivo y en Chaco, Formosa, Corrientes y Salta estas proporciones superan el 40%. Esos registros son, cuando menos, sorprendentes ”, indicaron.

Al explicar este aspecto se señaló: “En el caso de Santiago del Estero, por ejemplo, accedieron al IFE 279.710 personas, lo que representa casi el 50% del total de personas entre 18 y 65 años y el 71% de la Población Económicamente Activa (PEA) con sede en esa jurisdicción. O visto de otra manera el IFE otorgado en Santiago del Estero supera el número de hogares con jefes desempleados y trabajadores informales, característica que se repetiría a nivel nacional ”.

Otros Titulares recientes:  "Otra vez Argentina guarda silencio frente a violaciones a los Derechos Humanos" /Titulares de Política

Para los equipos técnicos de los bloques radicales en la Cámara Baja, también se puede inferir que a pesar de la magnitud del programa, “el Poder Ejecutivo y los funcionarios involucrados en el proceso han altos grados de discreción para definir el monto y monto de los pagos, beneficiarios y condiciones de exclusión, entre otros aspectos, lo que crea condiciones para una aplicación arbitraria e imparcial. De hecho, como se indicó, originalmente se planificó un pago, pero a la fecha ya se han definido tres ”.

La última palabra sobre cómo el IFE aplicó al Estado, cómo reasignó las partidas monetarias necesarias y bajo qué controles se entregó dicha ayuda, será la AGN que espera en dos meses para completar el informe y presentarlo al Congreso.

Otro de los programas bajo el escrutinio de los auditores es el ATP, diseñado específicamente para ayudar a las empresas a cubrir parcialmente sus salarios. La mayor demanda en 2020 fue 420.000 empleadores. Contó con siete instancias de pago, que demandaron un desembolso total de 370.240 millones de pesos.

Otros Titulares recientes:  Biden celebra con cautela los 300 millones de vacunas / Titulares de Política

Este número también se analiza y se requirió a varias agencias estatales que enviaran la documentación de respaldo de la AGN de ​​los movimientos de dinero para evaluar cómo se asignaron los elementos de dinero.

Los gastos realizados por el Ministerio de Salud y los fondos que el Ministerio de Desarrollo Social destinó a diversos programas que se fortalecieron en medio de la pandemia también son auditados ante una gran demanda de asistencia social de una importante ciudadanía. Solo en lo que respecta a la cartera que lidera Daniel Arroyo, se analizan gastos en 2020 por más de 131.944 millones.

¿Qué programas de Desarrollo Social se analizan? Por ejemplo, la Tarjeta Alimentar, que en el periodo 2020 demandó un desembolso de más de 113.000 millones de pesos. Según cifras oficiales, en febrero de 2021 el monto depositado en las tarjetas se incrementó en un 50% (ascienden a $ 6.000 y $ 9.000). Eso significa Cada mes se entregan al mercado de alimentos 10 mil millones de pesos.

También se auditan convenios con municipios para la compra de alimentos frescos y secos, por 3.320 millones de pesos, transferencias a gobiernos provinciales y municipales por artículos de alimentación e higiene por más de 1.700 millones, asistencia a cocinas comunitarias y áreas de picnic por 6.623 millones, en lo que respecta a los comedores escolares por $ 7.301 millones.

Mira tambien


Mira tambien

La lucha por el agua: piden investigar a un funcionario de la Cámpora por presunto desvío de fondos

https://images.clarin.com/2020/02/28/jesus-rodriguez-titular-de-la___avbXXefL_1200x630__1.jpg
#Auditoría #General #Nación #analizará #gastos #emergencia #por #pandemia #por #más #millones
Fuente: Clarin.com