«Me mataron en vida», cuenta desde prisión la joven condenada por el ataque a una comisaría para liberar a su pareja /Titulares de Policiales

“Son cosas del cine. Eso es imposible ”, recuerda. Zahira Bustamante (22) quien respondió a Leandro Aranda (25), el compañero, cuando le contó su plan, en una de las celdas del pelotón 1 de San Justo.

Veinticuatro horas antes de la visita, Aranda había escuchado la noticia que no quería escuchar: acababa de ser detenido. Esto significaba que, una vez liberados los cupos de un penal de Buenos Aires, lo subían a un camión y lo trasladaban a una unidad.

«Si voy a la cárcel, me matarán. No dejo a ninguno con vida»., confesó a Zahira, en esa reunión que tuvo lugar el 26 de abril de 2018. Aranda había sido detenido el día 18, por el delito de Nicolás Ojeda, quien habría sido su cómplice en el robo de un narcotraficante. .

El siguiente capítulo, la “película”, se desarrolló en la madrugada del día 30. Alrededor de las 5 am, cuatro hombres disfrazado de policía Entraron en la comisaría y dispararon contra los policías. Intentaron rescatar a Aranda, uno de los 43 detenidos allí. La agente Rocío Villarreal (28) fue la única que disparó. Recibió dos proyectiles. Ella estaba parapléjica.

La sentencia se conoció el viernes 9 de abril. Aranda, Bustamante, Tomás Axel Sosa (22) y Sebastián Ariel Rodríguez (42) sufrieron la peor pena: 50 años de prisión. Gonzalo Fabián D’Angelo (25) recibió 8 años. Y Leticia Analía Tortosa (41), abogada de Aranda, de 3 años, por haber ingresado un celular con el que el detenido se comunicaba con sus compañeros. La causa la tuvo otro imputado, quien se suicidó en la Unidad 3 de San Nicolás.

Bustamante se comunica con Clarín desde uno de los teléfonos públicos de la Unidad 45 de Melchor Romero. Estás en el sector «Buzones», en tránsito, esperando ser trasladado a la Unidad que solicitaste (40 en Lomas de Zamora) o en la que estabas antes del juicio (46 en San Martín).

«Con la sentencia me mataron en vida», es una de las primeras cosas que confiesa. “Estoy atrapado en mi cuerpo, pero mi alma está libre porque la prisión me ha separado de Aranda. Estaba atrapado por él. Ahora al menos no vivo con el miedo de que me golpee. Me liberé. Es lo único bueno que saco de todo esto ”, detalla.

Veredicto en el juicio por el atentado a la Comisaría de San Justo, ocurrido en 2018. Foto: Luciano Thieberger.

Esa mañana, dice, se levantó a las seis, a las siete de la mañana, por el llanto de su hijo de 8 meses. Lo primero que hizo fue mirar su celular. El mensaje de Aranda decía «fue malo para mí …». Mientras amamantaba a su bebé, encendió la televisión. Todas las noticias informaron sobre el ataque a la comisaría. Por Justicia, Zahira estuvo en la zona de la comisaría, ubicado en Calle Villegas al 2400. Encima de un auto y con su bebé.

«La única prueba que tienen es un mensaje en WhatsApp que le envió a Aranda», dice Walter Fidalgo, su abogado. “Pero no fue posible determinar dónde estaba. Ni que lo hiciera con el bebé. Ahora, lo que no se sabe es que una de las reclusas recibió 8 años por estar ausente y ella 50. Suponiendo que fuera cierto, su participación fue secundaria. La oración no tiene explicación. Y la arrestaron sin orden judicial, secuestraron su celular sin orden judicial. Vamos a presentar una demanda en la Corte Interamericana de Derechos Humanos ”.

Una relación desde chicos

La historia que terminaría en la «película» había comenzado mucho antes. Aranda y Bustamante se conocieron en Bellakeo Night, un club nocturno en Flores. Ella tenía 14 años; el 18. De hecho, se conocían antes. Aunque a la vista. Por amigos mutuos. Pero esa noche, en la bolera de la Avenida Rivadavia, conversaron, se besaron, intercambiaron números de teléfono.

Aranda y Zahira se conocieron cuando ella tenía 14 años y él 18, en una bolera.

Aranda y Zahira se conocieron cuando ella tenía 14 años y él 18, en una bolera.

Meses después, Zahira se mudó a la casa de Aranda, en Villa Cildañez, en el Parque Avellaneda. Antes, vivía en Devoto, con su madre.

“Mi mamá me dijo que Cildañez no era un lugar lindo; que me rodeara de otras personas ”, recuerda, ocho años después del inicio de la relación. “Podría haber evitado todo lo que me pasó si hubiera escuchado a mi mamá. Fui muy terco. Tengo muchas ganas de volver a ser una chica y elegir otra cosa «. En ese momento, Aranda trabajaba en un salón propiedad de Eva Perón y Escalada, en Lugano. Y tuvo su primera causa. Fue arrestado mientras conducía un automóvil robado. Como no tenía antecedentes previos, se fue a los tres días. Zahira dice que creía en su versión. Le dijo que le habían prestado el coche y que no tenía idea de que lo habían robado.

A los 16 y dos meses de embarazo, dice Aranda golpearla hasta que perdió al bebé. Y fue esta gota que colmó el vaso: hizo una cartera y regresó de su madre. Pero en unos días lo tendría en la puerta de la casa de Devotee. “Había cambiado el chip para que no pudiera localizarme. Se me apareció en la casa de mi madre y me siguió hasta mi trabajo, me amenazó con matarme si no continuaba con él. dice.

La obra en cuestión estaba en la Avenida Avellaneda. Ella era vendedora en una tienda de ropa. Era el único trabajo que tenía. Duró cuatro meses. Con el tiempo, regresó con Aranda. Pero en secreto de tu madre. Todavía estaba en Devotee y cada vez que lo veía le decía a su madre que iba a salir con un chico del barrio. Quedó embarazada y guardó el secreto. Hasta cuatro meses después, el secreto se volvió insostenible.

«¿Por qué me pagas así? Si te doy una oportunidad …», la madre la regañó al enterarse. Y concluyó con un «sal de mi casa». Zahira se fue a Lomas del Mirador, a la casa de su abuela. Durante unos pocos días. Luego se mudó a un departamento en Mataderos que su padre le alquiló. En aquella casa, Aranda confesaría su doble vida. Además de trabajar en la habitación, robó. Allí entendió el estilo de vida de su novio, que la llenó de regalos que un trabajador, según creía Zahira, no podía permitirse: pantuflas, enormes ositos de peluche, ramos de flores.

De blanco, el abogado de Aranda, también condenado.  En negro, Bustamante, durante la sentencia, que, según su abogado, será apelada.  Foto: Luciano Thieberger.

De blanco, el abogado de Aranda, también condenado. En negro, Bustamante, durante la sentencia, que, según su abogado, será apelada. Foto: Luciano Thieberger.

“No quiero saber nada más contigo; No quiero esta vida para mí y para el bebé ”, dice. «Bueno, si no te gusta, igual te gustará», fue la respuesta de Aranda. “Era una obsesión que tenía por mí. Mi amor se fue. No me dejaba trabajar, miraba mi teléfono, difícilmente me dejaba tener contacto con mi familia, y si llegaba tarde de algún lado me pegaba ”, recuerda.

El golpe que lo cambió todo

Aranda no le contó detalles de sus robos. Pero uno de esos días en la segunda mitad de 2017, le dijo algo. Como promesa: «Tengo algo que hacer. No sé cómo van a terminar las cosas. Pero si van bien, la vida nos cambiará «, y no dijo nada más. El detalle que no mencionó es que tenía las llaves de un departamento que solía guardar drogas y dinero. Según la versión que reconstruyó Clarín En una gira por Cildañez, el botín fueron 90 kilos de cocaína y 500 mil pesos. En el mercado, un kilo de cocaína puede costar unos 7 mil dólares, aproximadamente.

Aranda, Nicolás Ojeda y al menos otro miembro de la pandilla entraron al departamento y llevaron a cabo el asalto. El problema es que el narcotraficante atacado era del mismo pueblo que los ladrones. Y sospechaba de los autores por el mismo motivo que cualquiera sospecharía: la ostentación. De un día para otro, los integrantes de la banda cambiaron de carro, se vistieron como nunca, dieron regalos, caminaron y publicaron fotografías en sus redes sociales. “Si se quedaran con el dinero durante un año, hoy estarían muy bien económicamente. Y libres y vivos ”, dice un investigador.

El narco fue en busca de Aranda. Encontró, enfrentó y exigió la devolución de lo que no podían vender ni gastar. «Había rumores de que querían matarlo», dice Zahira. “Recuerdo que tuvimos que mudarnos. La gente de las drogas lo estaba buscando. No puedo creer cómo puedo manejar todo esto. Nunca pensé en las consecuencias. Porque no pensé en ellos, hoy estoy aquí ”, lamenta.

Aranda vino a entregar una parte del botín. Prometió devolver el resto. La buscó en la casa de Ojeda, su cómplice. Y luego, el mexicano del mexicano. Porque después de robarle al traficante, se metió con Ojeda. Se quedó con su parte, se guardó otra de Ojeda y dio un poco más. «Es de mi parte. Ojeda no quiso darme nada», le juró al narco.

El 25 de agosto de 2017, Ojeda recibió un disparo a metros de la casa que acababa de comprar, en Isidro Casanova. Como lo habían visto por última vez con su compañero de agresión, Aranda comenzó a ser investigado y permaneció prófugo, pero sería más tarde. condenado por el delito a 10 años y seis meses, en una prueba abreviada.

De su deuda, no habría pagado más. El 18 de abril de 2018 fue detenido en la zona de Mataderos. Lo trasladaron a la Comisaría 1 de San Justo. Ese mismo día planeó su fuga. Estaba convencido de que el comerciante pagaría para que lo asesinaran en cualquier prisión que recibiera. Pero la familia de Aranda todavía estaba en Villa Cildañez y nunca fue amenazada ni agredida. El narco sabía dónde vivían. Hoy, tres años después del atentado, Aranda no ha recibido ni un solo atentado en prisión. Está en la Unidad 30 de Alvear.

“El narcotráfico debe haber preferido perder drogas y dinero y no tener a la policía encima de un crimen. Prefieren cobrar ”, es la hipótesis de otro investigador.

La última noche

El jueves 26, Zahira abandonó la visita con la orden de contratar un abogado. «Si no me ayudas, te matarán a ti y al bebé»Aranda se lo habría dicho. Garantiza que conocía el plan, pero no cuándo lo llevarían a cabo. A través de un amigo en común, apareció en el estudio de Letícia Tortosa. Ella, 24 horas después, visitó a su nuevo cliente y le dio un teléfono celular.

Lo ocurrido en la madrugada del día 30 fue conocido por todos los medios. Pero hasta después del ataque, los investigadores no tenían idea de quién era el detenido que querían rescatar. Por eso registraron el teléfono celular y encontraron docenas de teléfonos celulares. Y en uno, el de Aranda, leyeron mensajes comprometedores. Sobre él y Zahira, que le había escrito sin saber que el dispositivo estaba en manos de la policía.

Esa tarde, alrededor de las 5 de la tarde, Zahira se acercó a la comisaría. Se enteró del traslado de los detenidos y quiso ver a su marido, al menos desde la distancia. Rodeada de periodistas que hicieron celulares en vivo con la escena, un oficial de policía la llamó. «Su esposo pidió verla cinco minutos antes de subir a la camioneta. ¿Quiere venir a verlo?», Ellos preguntaron.

Rocío Villarreal, la policía que quedó parapléjica luego de que la pandilla atacara la comisaría de San Justo.

Rocío Villarreal, la policía que quedó parapléjica luego de que la pandilla atacara la comisaría de San Justo.

Entró y fue conducida a un pasillo con una valla. Su esposo no estaba allí. Le pusieron las esposas a la puerta, dijeron que estaba retenida y sacaron su teléfono. «Cuéntanos lo que sabes o llenaremos tu auto de armas»Recuerda lo que te dijeron. Él respondió que no sabía nada. Que si hubiera sabido algo, no habría llegado a la puerta de la comisaría.

A partir de ese día visitó las cárceles de Azul, Lomas de Zamora, San Martín, Magdalena y Melchor Romero. Recibe la visita de su madre y su abuela. Hace un curso de cocina y, siempre que puede, opta por vivir en un polideportivo. Su comportamiento es genial: copia 10. Su hijo quedó al cuidado de su abuela materna. No quería que fuera a la cárcel, a las salas de las madres.

“Pensé que me iban a dar unos años. No hubo justicia. Quiero disculparme con mi familia por no escucharlos. Ojalá la vida me dé una segunda oportunidad ”, cierra Zahira, desde su celda en Melchor Romero, donde el sábado 10 cumplió 22 años.

GL

Te interesó este Titular? Seguí leyendo la Nota Completa
Fuente: www.clarin.com
Esta nota fué publicada originalmente el día: 2021-04-18 09:01:52

Deja un comentario