Cámaras digitales de 20 años reviven y se ponen de moda en TikTok – 25/01/2023 – Tec / Brasil

La primavera pasada, Anthony Tabarez celebró su graduación de la escuela secundaria como muchos estudiantes en la actualidad: bailando toda la noche y capturándola en fotos y videos. Las fotos muestran a Tabárez, de 18 años, y sus amigos sonriendo, saltando y agitando los brazos en una pista de baile llena de gente.

Pero en lugar de usar su teléfono inteligente, Tabárez documentó la noche de graduación con una Olympus FE-230, una cámara digital plateada de 7,1 megapíxeles fabricada en 2007 que pertenecía a su madre. Durante su último año de secundaria, cámaras «antiguas» como esta comenzaron a aparecer en las aulas y en las reuniones sociales. La noche del baile de graduación, Tabarez pasó su cámara, tomando fotos en tonos pastel que parecían venir directamente del comienzo del milenio.

«Estamos tan acostumbrados a nuestros teléfonos», dijo Tabarez, estudiante de primer año en la Universidad Estatal de California Northridge. «Cuando tienes algo más que fotografiar, es más emocionante».

Las cámaras de la infancia de la Generación Z, consideradas anticuadas y sin sentido por quienes originalmente las poseían, están de moda nuevamente. Los jóvenes se deleitan con la novedad de un estilo antiguo, promocionan cámaras digitales en TikTok y comparten las fotos que toman en Instagram. En TikTok, el hashtag #digitalcamera tiene 184 millones de visitas.

Personas influyentes de la actualidad como Kylie Jenner, Bella Hadid y Charli D’Amelio fomentan la diversión y emulan a sus contrapartes de principios de la década de 2000 al tomar fotos borrosas y demasiado iluminadas. En lugar de que los paparazzi publiquen estas fotos en tabloides o sitios de chismes, los influencers las publican en las redes sociales.

La mayoría de los adolescentes y adultos jóvenes de hoy eran bebés en el cambio de milenio. Gen Z creció con teléfonos inteligentes, lo que hizo que las cámaras independientes y otros dispositivos fueran innecesarios. Ahora quieren tomarse un descanso de sus teléfonos inteligentes; el año pasado, el 36% de los adolescentes estadounidenses dijeron que pasaban demasiado tiempo en las redes sociales, según el Pew Research Center.

Ese respiro viene en parte a través de las cámaras digitales de apuntar y disparar, descubiertas por los miembros de la Generación Z que están hurgando en los cajones de chatarra de sus padres o comprándolos de segunda mano. Líneas de cámaras como Canon Powershot y Kodak EasyShare se encuentran entre sus hallazgos, que aparecen en fiestas y otros eventos sociales.

En los últimos años, la nostalgia por la era del año 2000, o Y2K, la época del entusiasmo tecnológico y el temor existencial que abarcó finales de la década de 1990 y principios del milenio, se ha apoderado de la generación Z. La nostalgia se ha extendido por TikTok, alimentando tendencias en modas como low- pantalones entallados, chándales de terciopelo y vestidos sobre denim. Fuertes marcas comerciales como Abercrombie & Fitch y Juicy Couture cosecharon los beneficios; en 2021, Abercrombie registró sus ventas netas más altas desde 2014. Ahora, hay una nostalgia del año 2000 por la tecnología que registró estas prendas cuando se hicieron populares por primera vez.

Esta vez, la mala calidad de la imagen no se debe a la falta de una mejor herramienta. Tiene un propósito.

En comparación con los teléfonos inteligentes actuales, las cámaras digitales más antiguas tienen menos megapíxeles, lo que captura menos detalles, y lentes con aperturas más grandes, que dejan pasar menos luz, lo que contribuye a que las fotos sean de menor calidad. Pero en un feed de fotos de teléfonos inteligentes más o menos estándar, las peculiaridades de las fotos tomadas con cámaras digitales ahora se consideran valiosas en lugar de razones para eliminarlas.

«La gente se está dando cuenta de que es divertido tener algo desconectado del teléfono», dijo Mark Hunter, un fotógrafo también conocido como Cobrasnake. «Obtienes un resultado diferente al que estás acostumbrado. Hay un cierto retraso en la gratificación».

Hunter, de 37 años, comenzó a documentar la vida nocturna a principios de la década de 2000 con una cámara digital. En estas fotos, las celebridades, incluidas Taylor Swift de la era «You Belong With Me» y la entonces recién famosa Kim Kardashian, parecen fiesteros comunes, captados por la brillante luz de la cámara de Hunter.

Ahora fotografía a un nuevo grupo de personas influyentes y estrellas, pero las fotos serían casi indistinguibles de las anteriores si los modelos tuvieran teléfonos plegables en lugar de iPhones. Están haciendo retroceder el reloj a 2007 y «básicamente reviviendo cada episodio de ‘The Simple Life'», dijo, refiriéndose al reality show en ese momento.

Pero muchas cámaras digitales nuevas de apuntar y disparar vienen con las funciones actuales, y los modelos más antiguos se han descontinuado, por lo que las personas recurren a tiendas de segunda mano y sitios de comercio electrónico de segunda mano para encontrar cámaras que se vean lo suficientemente antiguas. En eBay, las búsquedas de «cámara digital» aumentaron un 10% entre 2021 y 2022, y las búsquedas de modelos específicos experimentaron saltos aún más pronunciados, dijo Davina Ramnarine, portavoz de la compañía. Por ejemplo, las búsquedas de «Nikon COOLPIX» aumentaron un 90%, dijo.

Rudra Sondhi, estudiante de primer año en la Universidad McMaster en Hamilton, Ontario (Canadá), comenzó a usar la cámara digital de su abuela porque parecía un término medio entre las cámaras de video y los teléfonos inteligentes. Estima que toma una foto con su cámara digital por cada cinco con su teléfono inteligente.

“Cuando miro mis fotos digitales” –de la cámara– “tengo recuerdos muy específicos adjuntos a ellas”, dijo Sondhi. «Cuando veo los del teléfono, recuerdo el momento, y no es especial».

Sondhi, de 18 años, comparte fotos tomadas con la cámara digital en una cuenta separada de Instagram, @rudrascamera. Estas fotos documentan la mayoría de edad, desde las bromas en los dormitorios de la universidad hasta el punk rock en un concierto de Weeknd. Cuando saca su cámara, sus amigos inmediatamente consideran que el momento es especial, dijo.

Para Sadie Gray Strosser, de 22 años, el uso de cámaras digitales representó el comienzo de una nueva etapa en la vida. Se tomó un semestre sabático de Williams College durante la pandemia y comenzó a usar la Canon Powershot de sus padres. Su cuenta de fotografía de Instagram, @mysexyfotos, catalogó las noches y los viajes largos en instantáneas descoloridas y de bajo contraste.

«Me sentí tan fuera de la red que era casi normal usar una cámara no conectada a un teléfono», dijo.

Cuando su cámara digital se rompió el verano pasado, Strosser dijo que estaba «muy molesta». Más tarde comenzó a usar la Sony Cyber-shot de su abuela, que tenía «una personalidad muy diferente». Mientras tanto, dijo, si su iPhone se rompiera, «no me importaría ni un poco».

Traducido por Luiz Roberto M. Gonçalves

Noticia de Brasil
Fuente: uol.com.br