La evaluación a distancia es defectuosa, dicen los maestros municipales – 13/06/2021 – São Paulo / Brasil

La distancia hizo aún más difícil una tarea ya complicada en la relación entre profesores y alumnos. Con la pandemia y el aprendizaje remoto, las evaluaciones ahora se realizan en línea, si. Una encuesta de Rede Conectando Saberes, una organización apoyada por la Fundación Lemann, mostró que el 42% de los educadores no pueden hacerlo.

La encuesta se llevó a cabo con 8.700 profesores de escuelas municipales de 87 ciudades brasileñas, incluida la capital de São Paulo. Entre las dificultades que mencionan para realizar las evaluaciones está el hecho de que no es posible saber si, de hecho, son los propios alumnos los que están realizando las pruebas. Además, afirman que las clases a distancia y por video impiden una percepción precisa del desarrollo del estudiante.

La directora de Emef Madre Joana Angélica de Jesús, en Guaianases (zona este), Ana Paula Lopes Gomes dice que es necesario cambiar la forma en que se ve la evaluación. “Solo tenemos la imagen de una prueba, de una prueba que el alumno responde bien o mal y el profesor da retroalimentación”, dice.

El director dice que la forma antigua determinaba si la persona era «apta para la escuela o no» y, de no ser así, trabajaría desde la niñez. «La escuela ahora es para todos», dice. Sin embargo, con la pandemia, el análisis de los estudiantes se ve afectado. “Observar la postura del alumno, en el aula, ya es una evaluación”, dice.

Los docentes coinciden con el director y señalan dificultades desde 2020, cuando la red municipal de la capital paulista se trasladó a la educación a distancia.

A los 33 años, una maestra de escuela de la zona este dice que las evaluaciones también son importantes para orientar su propio trabajo. «Para entender si lo que hemos hecho hasta ahora ha funcionado, o si tenemos que hacer algo al respecto de nuevo», dice. Según el profesor, este tipo de evaluación formativa se ve perjudicado. “Es algo que va desde la actitud del alumno cuando llega al aula, hasta las preguntas que hace. Esto ha sido más difícil. No hay camino de distancia”, explica.

El maestro simplifica la prueba para los estudiantes

Para conseguir el retorno deseado, un profesor de alumnos de 12 a 15 años de Morro Doce (zona norte) ha simplificado al máximo las pruebas aplicadas a sus alumnos, con formularios y preguntas de opción múltiple.

«Les garantizo que han estado haciendo la actividad. No me veo haciendo evaluaciones más complejas, como solía hacer en persona, porque voy a tener muy poco retorno», dice.

El profesor sabe, sin embargo, que la sencillez de la evaluación no alcanza la calidad esperada. «Toda la enseñanza está comprometida».

Una maestra de 44 años de un colegio del sur del país dijo que el año pasado fue muy difícil y que, hasta llegar a la valoración, se había recorrido un largo camino. “El único momento fue una evaluación diagnóstica, hacia finales de año, que también fue muy problemática”, dice el profesor. «Muchos tuvieron dificultades para acceder a un código».

El mismo docente señala la realidad provocada por la pandemia, de una escuela que no puede recibir alumnos y una educación remota insatisfactoria. “La EAD solo puede verse como un complemento, especialmente en la educación básica”, dice. «La construcción del conocimiento se da en la relación entre los individuos», dice.

La enseñanza remota no reemplaza la enseñanza presencial, dice un experto

El director de políticas educativas de la Fundación Lemann, Daniel de Bonis, dice que el aprendizaje a distancia no corresponde a la experiencia de un aula, no reemplaza la enseñanza en el aula, pero que es importante en este momento para que el vínculo con los alumnos sea no perdido.

En cuanto a la evaluación en sí, Bonis dice que todavía hay un concepto anticuado. “Tenemos en la imaginación como examen final, el conjunto de lo enseñado y luego el alumno verificará por la nota cuánto ha aprendido”, dice. Según el director, las actividades de evaluación a lo largo del aprendizaje son más ricas. “Se puede valorar la participación en las clases, el trabajo en grupo, las investigaciones que haces. Lo importante es que el alumno tenga un feedback sobre lo que hizo, en qué necesita mejorar”, añade.

Para Bonis, al regresar al aula, será necesario centrarse en lo que ha dejado cada alumno. «Probablemente más horas en el modelo híbrido», dice.

Bonis dice que, en la pandemia, las familias están tomando conciencia del papel del maestro. “Los padres no saben cómo funciona la escuela. Muchos, por sus condiciones de trabajo y de vida, no tienen esta dimensión.

Las madres reconocen las dificultades en el hogar.

Patrícia Farias Gomes de Lima, de 40 años, es madre de un estudiante de cuarto año de la red municipal y dice que los padres terminan ayudando a sus hijos durante los exámenes. «Ya dije ‘presta atención’, ‘piensa con claridad’, ‘no crees que respondiste mal’. Tú das una orientación, ya sea por falta de tiempo, paciencia [para esperar até o fim] o preparación «, dice.

Patrícia ahora está luchando con la huelga de la red municipal, pero dice que el año pasado tuvo que hacer una serie de adaptaciones, incluso llevar a su hija a la feria y usar el celular de su padre, prestado, hasta que la familia se sacrifica aún más para comprarle uno. la mujer.
Geovana Lima de Souza, de 40 años, conoce las dos caras de la moneda, ya que es maestra de secundaria y madre de un estudiante de séptimo grado en la escuela primaria. «Cuando van a casa a estudiar, el padre y la madre responden».

El aprendizaje remoto ha disgustado a Geovana, que incluso ha tenido la oportunidad de ver cómo se distribuye el mismo ejercicio a niños de diferentes edades.

‘Los procesos tendrán que cambiar’

La subsecretaria de Educación Municipal, Minéa Paschoaleto Fratelli, afirma que el Ayuntamiento de São Paulo adoptó una plataforma digital e impresa desde 2020, tomando en cuenta que muchos estudiantes no tendrían acceso a internet.

Minéa también afirma que los profesores tenían diez días antes del inicio de clases en 2021 para centrarse en el proyecto a implementar. También dice que lo que queda de la pandemia es que muchos procesos tendrán que cambiar. «La tiza y la pizarra ya no respondían, y menos aún. Todo esto es una discusión que estamos teniendo».

Dice que la escuela está organizada en grandes ciclos de aprendizaje y que esto será importante para recuperar contenidos en la pospandémica. «Todos los estudiantes tendrán actividades de orientación con el maestro, el plan de estudios y actividades extraescolares que serán la reanudación de lo que debieron haber aprendido el año anterior».

Números

  • 83% de los profesores se sienten bien adaptados a las herramientas tecnológicas de enseñanza
  • 31% de los profesores conocen y están de acuerdo con los planes para reanudar las clases en el aula
  • 35% Desarrollar siempre planes de recuperación y el 28% implementa planes de recuperación del aprendizaje.
  • 52% manifestaron que no ven personas responsables participando en la vida escolar de sus hijos e hijas
  • El 25% afirmó que nunca o rara vez perciben a sus estudiantes como emocionalmente equilibrados.

Noticia de Brasil